Ni siquiera recuerda cuándo comenzó a pintar, pero sí conserva el primer diploma que ganó en un concurso de pintura a los cinco años y la imagen de su padre, “un grandísimo artista”, pintando con ella durante su infancia. Desde entonces Yovana Fandiño (Cangas do Morrazo, 1991) nunca ha dejado de crear, convirtiendo la caracterización y el body paint en una de sus grandes pasiones que la ha llevado a situarse entre los veinte mejores make up artist en los NYX SPAIN FACE AWARDS de 2019. Para MarteS Galicia y nuestra “navidad marciana” ha recreado en exclusiva a un personaje de Toy Story que se sumará a los impresionantes trabajos que cuelga cada semana en su instagram @yoviyellow

¿Cómo fueron tus inicios?

Siempre me ha gustado mucho crear y pintar, supongo que es algo innato, pinto desde pequeñita. Creo que heredé de mi padre esta pasión y de alguna forma siento que está conmigo cuando pinto. Luego, en el colegio estaba muy perdida; sentía que todo el mundo tenía su camino y yo no sabía qué hacer con el mío, solo que me gustaba pintar, pero no sabía cómo enfocarlo. Esto me llevó a desinteresarme por los estudios y a volverme un poco rebelde, hasta que con 16 años y después de haber repetido algún curso, dejé el Instituto en 3º de la ESO para ir a hacer un ciclo medio de Estética en Bueu, pero sin ningún interés ni esperanzas de que eso saliese bien. Allí me encontré con la asignatura de maquillaje y todo empezó a cambiar, cada vez tenía más claro que era eso a lo que quería dedicarme, y comencé a sacar muy buenas notas y a sentirme mucho más feliz.

¿Y cómo te has formado?

Después de terminar Estética me fui a estudiar Caracterización Audiovisual a Vigo y fui inmensamente afortunada porque me encantaba; sacaba las mejores notas que jamás había tenido y sentía que ese era mi camino, pero fue muy complicado para mí porque en Galicia no existe ese ciclo público, así que tuve que hacerlo en una escuela privada, lo que me obligó a pedir un crédito y el último año ya no pude pagar la última cuota de la escuela ni hacer las prácticas, así que a día de hoy no tengo el título. Fue un palo muy grande para mí, aunque no me rendí y como la pintura también me gustaba mucho y era algo que tenía pendiente, me saqué la ESO y me matriculé en Bachillerato Artístico, que ha sido una experiencia increíble con la que he aprendido muchísimo y he sido súper feliz. Al acabar saqué con buena media la Selectividad, y aunque mi idea inicial era hacer Bellas Artes, me dio miedo que no tuviese salida y terminé matriculándome en un ciclo superior de Patronaje y Moda. Fue un error enorme, así que ahora mismo trabajo de esteticista, pero tengo claro que lo que quiero es matricularme en Bellas Artes y lo intentaré el próximo año.

¿Te dedicas exclusivamente al maquillaje profesional y a pintar o lo compaginas?

Ojalá pudiera, pero de momento no. Hago retratos por encargo, de vez en cuando pinto algún mural… Me siento muy afortunada cada vez que me contratan para pintar en la calle, en algún negocio o en casas particulares, porque después pasa el tiempo y los veo allí y es una sensación genial. En el campo del maquillaje lo que más me encargan son trabajos de Belly Painting, pintar barriguitas de embarazadas para sesiones de fotos, y en épocas de Halloween o Carnaval siempre hay un poquito más de demanda para hacer maquillajes artísticos, pero el resto del año nada; como mucho algún maquillaje para alguna boda o evento especial, pero poco más. Así que de momento y aunque me encantaría, es imposible vivir solo de ello, porque no es nada estable.

¿Cómo ha sido la experiencia en los concursos?

Solo me he presentado a los NYX SPAIN FACE AWARDS en el año 2019. Creé mi personaje e hicimos un vídeo precioso con ayuda de Sergio Otero que me grabó y editó, y Alía Páramos que me sacó las fotos. Es un concurso al que se presentan miles de maquilladores de toda España y no contaba ni de broma con pasar de fase, así que no me podía creer ver mi nombre en el top 30. ¡Ese día lloré muchísimo!. Solo quedaba seguir trabajando y crear un nuevo vídeo para la siguiente fase del concurso, de nuevo con ayuda de Sergio y Alia, y quedé entre los 20 mejores maquilladores de España, por lo que no puedo estar más feliz. Este año tenía todo listo para poder presentarme de nuevo, pero por la situación actual de la pandemia no se ha realizado y he tenido que guardar mi idea para el año que viene.

¿Qué recuerdas de tus primeros trabajos?

Eran bastante cutres. Yo no tenía cámara de fotos ni focos ni nada, así que hacía vídeos con la webcam del portátil y luego los editaba a cámara súper rápida, utilizaba la luz que me entraba por la ventana y el resultado visual era bastante malo; quizá el maquillaje no estaba del todo mal, pero obviamente faltaba mucho por aprender. Sin embargo, aunque sean cutres no los he borrado y siguen en el perfil de Instagram porque les tengo un cariño especial. El primero que grabé fue el del Jocker un día de tontería en casa y tuvo una acogida tan buena que me motivó mucho a seguir y así fue como decidí dedicar la cuenta @yoviyellow solo a eso. De cada trabajo aprendo algo, y en el siguiente que hago siempre intento hacerlo mejor. Además, poco a poco fui adquiriendo equipo, y ahora tengo una cámara, unos cuantos focos, un aro de luz y varios fondos para poder cambiar, porque al final un buen trabajo tiene que ir acompañado de una buena imagen o no será lo mismo.

¿Pintas a otros o solo a tí?

Puedo pintar a otros, pero el tipo de maquillaje que yo enseño en mis redes no es algo que nadie se haga para salir a la calle y lleva un montón de horas, así que si es solo para subir una foto a Instagram prefiero hacérmelo en mí misma. Mucha gente se me ofrece para ser modelo, pero todo el material y el tiempo es bastante caro, y si alguien quisiera un maquillaje de este estilo tendría que pagarlo, y eso ¡ya no suele gustar tanto!. Además, aguantar tantas horas sin moverse es complicado. De todas formas sí que de vez en cuando me salen trabajos muy guays, aunque más sencillos, porque yo hago maquillaje de todo tipo y siempre estoy encantada de poder trabajar.

¿En qué te inspiras a la hora de hacer un maquillaje de creación propia?

La mayoría de mis trabajos están inspirados en películas, series o videojuegos que me gustan o que hayan marcado alguna época; me gusta hacer tanto recreaciones de personajes (cospaint) como fantasías inspiradas en las propias películas. También hay otro tipo de trabajos inspirados en lugares o celebraciones como es caso del carnaval de Venecia, entre otros; entonces pienso lo que quiero representar y busco una idea de foto y maquillaje. Pero normalmente, cuando se trata de creaciones propias sin ninguna recreación de personaje en concreto, lo que suelo hacer es coger texturas, estampados o elementos que tengan que ver con lo que quiero representar y a partir de ahí crear un boceto, para comprobar si funciona o no.

¿Cuál ha sido tu caracterización más difícil?

El personaje más difícil a nivel de caracterización ha sido, sin duda, el de Frida Kahlo en la película Coco; con ese maquillaje he estado muchísimas horas. También tienen mucha dificultad los de Voldemort y Demogorgon, pero fue más el trabajo de semanas creando la prótesis que el del maquillaje en sí.

¿Y el que más te ha gustado hacer?

¡Voldemort! No tengo ni que pensarlo; me ha encantado crearlo porque yo soy muy fan de Harry Potter y el proceso de creación de la prótesis desde el modelado hasta la reproducción lo he disfrutado muchísimo. Además ha sido muy satisfactorio porque al principio temía que no me quedase bien, pero al final el resultado me ha gustado mucho.

¿Cómo en la respuesta de los que te siguen en Internet?

Por norma general todo el mundo me dice cosas muy bonitas y yo me siento súper orgullosa y afortunada de la comunidad que tengo en Instagram. Es gente que admira y valora el trabajo y todas sus palabras son las que me animan a seguir creando siempre, aunque soy la primera a quien le gusta oír las críticas siempre que sean constructivas, porque creo que todo se puede mejorar.

¿Y cuál ha sido la caracterización que más interés ha generado?

Sorprendentemente para mí la de Frida Kahlo. Era un maquillaje por el que yo no daba un duro, y de hecho estuve a punto de no subirlo, pero al final me decidí a hacerlo y a la gente le encantó; no me lo esperaba para nada. Hice varios Reels interpretando canciones de la película y ha ido súper bien, la verdad. El de Demogorgon también ha tenido un impacto fuerte; supongo que entre esos dos está la respuesta.

¿Cuánto tiempo de media lleva una caracterización?

Depende mucho de lo que vaya a hacer. Tengo personajes de 5 o 6 horas y otros que me llevan 14 o 15. Por lo general es mucho tiempo; necesito un día entero para crear un maquillaje, y por eso normalmente los hago en fin de semana. Al tiempo de creación en sí, también hay que sumarle el de la preparación, pensar en la foto que quiero, hacer bocetos, crear atrezzo si es necesario y después del maquillaje vienen las horas de edición. Por lo que detrás de cada foto hay mucho trabajo. De hecho, a veces hago algún IGTV con procesos completos de creación del personaje para que se vea el trabajo que llevan detrás.

¿Y quitarte la pintura?

La que yo utilizo generalmente es con base al agua, por lo tanto con una ducha se va, no da mayores problemas. Lo que yo hago es quitarme primero el tapado de cejas frotando despacito con aceite de coco, después desmaquillarme los ojos y labios con discos de algodón y producto específico para la zona, y directa para la ducha. No tardo más de unos 15 minutos.

¿Tiene salida en Galicia cómo trabajo?

Desgraciadamente no. Desde el principio tuve muy claro que si quería dedicarme a la caracterización profesionalmente tendría que irme de Galicia. Cada vez más, en el cine, el maquillaje digital nos come terreno a los maquilladores, y ya apenas se utilizan efectos especiales a través de maquillaje, porque con la tecnología hoy en día se puede conseguir cualquier tipo de efecto, sin necesidad de caracterización y/o FX. Aunque de todas formas, estoy segura de que en ciudades como Barcelona o Madrid tendría muchas más opciones de trabajo.

¿Cuál es tu objetivo? ¿Qué te gustaría hacer?

En principio quería ser maquilladora de cine, pero entiendo que eso es muy difícil así que estoy trabajando en el plan B que es poder estudiar la carrera de Bellas Artes, sacarme el Máster de profesorado y las Oposiciones para poder ser profesora de Artes. Es una de las pocas formas que veo de poder vivir de lo que más me gusta, que es el arte, de una forma estable y con un sueldo todos los meses. Aparte, ser profesora supondría estar en continua formación y a mí eso me encanta. Pero sin dejar de lado mi sueño, mi idea es seguir creando mi arte para quien quiera verlo y luchar por poder ganarme la vida con él algún día.

NAVIDAD MARCIANA

“Quería que tuviese que ver con los planetas y la astronomía, pero también que pegase conmigo y con mi perfil, así que me decanté por la película Toy Story, ya que me inspiro mucho en los personajes de Disney para hacer las caracterizaciones”. Para la portada, Yovanna se centró en las aventuras de Buzz Lightyear, el astronauta más famoso de Disney Pixar, un clásico de la cartelera navideña, y eligió a uno de los marcianitos del filme. “Me apetecía mucho hacerlo y creo que es el más vistoso y el que mejor resume todo lo que queríamos”. Una caraterización realizada exprofeso para MarteS Galicia en 13 horas de trabajo, entre diseño, preparación y maquillaje. 

Texto: Ana Iglesias // Fotos y vídeo: Yovana Fandiño