Vila de Cruces está situado en el centro-oeste de Galicia, al norte de la provincia de Pontevedra, a la que pertenece, y a unos 45 km de Santiago de Compostela. Consta de una superficie de 154,96 km2 y una población de 5.500 habitantes, siendo una villa que ofrece a todos sus visitantes los más variados y pintorescos contrastes, con montañas suaves que se mezclan con valles, ríos y regatos con amplios remansos y profundos pozos.

Tanto si usted es una persona que está interesada en visitar Vila de Cruces, como si nunca expuso tal posibilidad, debe saber que este concello les ofrece un amplio abanico de interesantes posibilidades de ocio y aventura; contemplar sus impresionantes paisajes y gozar del entorno natural, empaparse de la cultura (arquitectura, museos, música…), realizar actividades deportivas y gozar de su gastronomía, en la que podemos destacar su plato estrella, el Galo de Curral, que tiene su propia fiesta gastronómica declarada de Interés Turístico Gallego.