Galicia es gastronomía y fiesta, por lo que a nadie debe extrañar este empeño de los gallegos en festejar cualquier producto de la tierra que se precie e incluso, elevar la celebración a Fiesta de Interés Turístico. Así ha sucedido, de hecho, con la castaña, un producto destronado en la dieta atlántica hoy por la patata, y que se convierte en una de las grandes protagonistas de la temporada, especialmente en Ourense, donde alrededor de San Martiño, el 11 de noviembre, se celebran los magostos, y en Folgoso do Courel con su flamante Festa da Castaña.

Celebraciones que eran consideradas una especie de Año Nuevo Celta coincidiendo con el fin del verano y que tienen su origen en una reunión alrededor del fuego y las castañas asadas como gesto de honra hacia las cosechas. Y aunque cada pueblo tiene sus variaciones, la más extendida es reunirse con la familia y los amigos para encender una hoguera y asar castañas y chorizos, brindando con vino por el otoño.

Mercedes Rey