Con las restricciones aéreas vigentes en la mayoría de los países de todo el mundo, el otoño se presenta como una nueva oportunidad para redescubrir España. Muy cerca de casa tenemos todavía muchos destinos en los que disfrutar de fines de semana y festivos, desde pequeñas ciudades hasta pueblos con encanto que nunca hemos visitado.

Las agencias de viajes coinciden en que esta temporada el objetivo seguirá siendo rastrear enclaves tranquilos y poco masificados para poder desconectar, buscando escapadas que nos permitan revisitar o conocer algunas ciudades ricas en patrimonio histórico, sin olvidar pueblos de montaña y mar cuyo atractivo reside en el contacto con la naturaleza. Y todo ello, a precios económicos en alojamiento.

Aunque muchos gallegos prefieren no salir de nuestra Comunidad y añadir a sus destinos planes gastronómicos y wellness, también los hay que buscan salir más allá de nuestras fronteras y pasear por ciudades como Salamanca, con su famosa Casa de las Conchas y su interesante centro histórico; Toledo, epicentro de tres religiones y una fusión cultural única en el mundo, cuya Catedral es la segunda más rica del mundo tras el Vaticano, o Ávila, con sus impresionantes murallas y su mezcla de arquitectura medieval y románica.

También están en el punto de mira Pamplona, el lugar ideal para los que buscan naturaleza y cultura en esta época del año, con su cercano Olite, un pueblo medieval considerado uno de los más bonitos de España, y Valladolid, perfecto para los que quieren recorrer las huellas de Cristóbal Colón.

Además, según el portal especializado Rumbo, en las últimas semanas muchas ciudades han dado el gran salto a la lista de las más buscadas, como Teruel, o Jérez de la Frontera, “un destino perfecto en otoño no hace mucho, ya que no hace mucho calor y el frío todavía ni siente”. A la localidad gaditana les siguen destinos como Jaén, Cáceres y Lugo (con un precio medio de 57 euros por noche para una pareja); todas ellas en regiones distintas y con una oferta de turismo histórico, cultural y natural perfecto para quienes  buscan unas vacaciones para descansar y a la vez, aprender más de España.

Por otra parte, el otoño es la época que muchos eligen para disfrutar de la costa sin aglomeraciones, buen clima y relax, tan anhelado en estos tiempos. Almería, tanto la playa como sus pueblos; la costa de Cartagena, que deja sin aliento a más de uno, especialmente a los buceadores, enamorados de esta zona por las reservas naturales que alberga a su alrededor, y Gandía, con las impresionantes vistas y aguas cálidas de su playa, figuran en todas las listas.

Además, según datos de las agencias de viajes online, este trimestre se pueden encontrar auténticas gangas.