En el interior de Galicia y limitando con la provincia de A Coruña, el ayuntamiento de Friol puede presumir de ser paso obligado de los peregrinos que escogen el Camino Norte, de los que deciden recorrer el Camino Primitivo y también los que se decantan por la variante que une Lugo con Sobrado dos Monxes, el llamado Camino Real.

Una vez en el municipio, el peregrino puede disfrutar de una enorme riqueza natural, paisajística, etnográfica y cultural. Destacan la torre de San Paio de Narla y la torre de Friol, el paseo fluvial del Río Narla, el molino de Serén o el complejo fluvial recen construido, pero también distintas iglesias y muchos cruceros y cruces singulares; numerosos dólmenes y mámoas, siendo lo más conocido el Dolmen de la Muruxosa (cerca del Camino Real); y la Cova da Serpe, situada en el límite municipal, que representa el escenario de una romántica leyenda de amores prohibidos, así como uno de los mejores miradores de la zona, con una amplia panorámica de las provincias de Lugo y A Coruña.

Además, Friol destaca por la amabilidad de su gente y por la exquisita gastronomía, que se puede catar en los distintos establecimientos hosteleros distribuidos por las distintas parroquias. Del mismo modo, también cuenta con distintos hoteles, hostales y albergues privados y públicos, para acoger a las personas que quieran acercarse por este hermoso municipio.