Establecer la relación entre el ser humano y el entorno que lo rodea es la base sobre la que se asienta el proyecto fotográfico de Aitor Agudo, con el que ha querido representar paisajes naturales puros, libres de la interacción humana, y al ser humano, desnudo, como un elemento más dentro del propio paisaje al igual que el agua, los árboles o las rocas.

“La simbiosis”, dice su autor, “se define como una asociación íntima de organismos de especies diferentes para beneficiarse mutuamente en su desarrollo vital. Y mi intención para este proyecto está muy ligada a este término, representando una simbiosis entre la persona y el paisaje, complementándose el uno al otro”.