La Plaza de Abastos de Santiago se convirtió en la despensa gallega, un lugar de referencia en el que se puede encontrar y comprar cualquier producto gallego, desde pescados y mariscos, hasta carnes, verduras, quesos o artículos gourmet, entre muchas otras opciones.

Este amplio abanico de posibilidades, en la actualidad, no solo está disponible para el consumidor de la capital gallega, sino que gracias a su servicio de distribución consiguen llevar las materias primas de nuestra tierra a toda la Península Ibérica y a las Islas Baleares.

Constatando la importancia que tiene la Plaza para los visitantes de la capital gallega, potenciaron un canal que le permite a los productores locales llegar a una infinidad de clientes. En este sentido, era muy común ver la turistas nacionales llevando para sus hogares productos del Mercado, ya que la relación calidad/precio de Galicia no es comparable con la del resto del país. Ahora, esa práctica habitual de comprar el producto gallego y llevarlo en los equipajes la tienen disponible, de manera sencilla, desde sus casas, contactando con la Plaza en su teléfono 981 583 438.

Así, a través de un Personal Shopper, que actúa en la piel del cliente, los consumidores conocen los precios de los productos de ese día y escogen el que deseen. A continuación, a través de empresas de transporte, esa compra llega a los hogares de cada persona. Para facilitar este servicio, todos aquellos que lo deseen pueden aprovechar el convenio que tiene la Plaza con una entidad de transporte que mantiene la cadena de frío de los productos, ya que la mayoría de las materias primas son frescas.

De este modo, las materias primas de la Praza de Abastos de Santiago consiguen estar cada día en las mesas de toda la Península, unos comensales que pueden disfrutar de un producto único y de la mejor calidad.