Llega el verano y hay muchos tratamientos estéticos perfectamente compatibles con los meses de calor e incluso con el sol. Según los expertos, los peelings superficiales (de glicólico, salicílico o mandélico), “perfectos para eliminar las primeras capas de piel y suavizar marcas, pequeñas arrugas y manchas, y mejorar el tono y la luminosidad”, se pueden hacer en la época estival, “aunque eso sí, con precauciones, como no tomar nada el sol durante dos días, y los siguientes, solo con protección solar muy alta (FPS 50+), sombrero, gafas y sombrilla a ratos”.

También los tratamientos de belleza faciales con ácido hialurónico o hidroxipatita cálcica pueden aplicarse en cualquier momento del año. “El primero, si es de alta densidad, aplicándose a un nivel profundo, recupera volúmenes faciales y reposiciona. En cambio, si se utiliza solo para hidratar y dar un aspecto jugoso, tiene que ser de baja densidad y se pone con micropinchacitos mediante la técnica de la mesoterapia. Por su parte, la hidroxiapatita se infiltra en zonas donde se quiere estimular el colágeno y reafirmar o rellenar”.

Otra técnica que también se puede realizar en verano, teniendo presente no tomar el sol durante un par de días e intensificando la protección solar después, es la de la toxina botulínica, una de las más demandadas en medicina estética. Los profesionales explican que “el tratamiento con bótox se hace mediante una infiltración y bien aplicada rejuvenece, elimina la cara de preocupación o cansancio, difumina las arrugas y es mínimamente invasivo”.

La mesoterapia para reducir la celulitis, los ultrasonidos focalizados de alta intensidad (HIFU) para reducir, reafirmar y alisar abdomen, pecho, brazos o muslos, o los hilos de efecto lifting, que se infiltran a través de un punto de entrada, también son perfectos para esta época del año.

Texto: Martina Alba

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *