Visitamos la prestigiosa clínica de Yolanda Albelda, en la capital de Galicia.

Doctora en Farmacia, experta en Medicina Estética Oncológica, dietética, nutrición celular activa y técnicas de estética, Yolanda Albelda abrió su clínica de medicina estética en Compostela hace 12 años, convirtiéndolo en uno de los centros más reconocidos a nivel nacional. Apasionada de su trabajo explica que “es un campo muy amplio, que permite utilizar muchísimas herramientas y es tan dinámico como yo. Me da mucho juego y me permite estar en constante renovación y actualización, porque si no lo haces, te quedas obsoleta. Es una disciplina en la que hay que estar a la última”. “Además, está muy relacionada con la salud, que es mi base de formación. Va más allá de la simple belleza, porque el objetivo es conseguir salud y bienestar, sin perder la naturalidad” viendo al paciente “como un todo, no solo el problema final, sino el motivo. Creo que hay que ayudar de dentro hacia fuera y no centrarse en un problema puntual, sino ir al origen. Es la única forma de conseguir buenos resultados que perduren en el tiempo”


Yo veo una piel y la interpreto, miro lo que me pide en ese momento

Un interesante campo en el que reconoce que “a pesar de que me apasionan los aparatos y soy de las que veo algo y ya lo quiero porque dan mucho juego en la clínica para avanzar y ser mejores”, su tratamiento preferido es el peeling químico para aplicar solo o combinado con otros procedimientos. “Yo veo una piel y la interpreto, miro lo que me pide en ese momento para preparar el peeling y aplicarlo, dejo que la piel me hable”, explica Yolanda, señalando que “puede ser más superficial, medio o mas profundo, según la paciente” y que “le dan mucho juego”, porque al ser doctora en Farmacia puede “hacer un cóctel y personalizarlo”.

“Además de recordarme a los orígenes de mi formación y aunque no valen para todo, me gustan porque ayudan a preparar pieles, mejorarlas y potenciarlas”.

También confiesa su gusto por los láseres, la luz pulsada, la radiofrecuencia médica o el indiba “que es como un zapato de salón negro, un fondo de armario que sirve para todo el mundo y te saca de muchos apuros”, aunque insiste sobre todo en la combinación de tratamientos, “en no obcecarse en pensar que solo hay una opción para un paciente, sino muchas y empezar por la que crees que debes hacerlo. Creo que la combinación es lo que mejor funciona porque hasta donde no llegue un tratamiento, llegará el otro, siempre y cuando se utilicen de la forma adecuada”.

Para esta reputada especialista la clave del éxito está en una buena formación y experiencia para evitar problemas. “En ningún campo de la medicina dos más dos son cuatro, por eso, lo importante es tener un bagaje que te permita reaccionar si algo no sale como tú esperas” e incide, sobre todo, en que “la medicina estética tiene un límite, y hay que ser claros con el paciente y no ofrecer más de lo que podemos hacer”.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *