Afirma Minchy Jaber que “relacionarse con un caballo te da mucha confianza y autonomía. Te enseña a relacionarte y a trabajar en equipo, porque siempre sois dos para realizar cualquier actividad y sin esa empatía con el animal no se consigue nada, pero también te hace ser más responsable y respetar el entorno”. Por eso, esta jinete amante de los animales y que monta desde la infancia recomienda la equitación desde muy temprana edad. Formada en medio natural y en terapias en Cáceres, Minchy abrió en 2004 su propio centro hípico en Compostela, en plena Ruta Xacobea, donde cuenta en la actualidad con 24 equinos y en la que ha conseguido crear “una gran familia”, potenciando “la parte lúdica” y “las terapias con caballos, con unos resultados increíbles”. Y es que, asegura, “trabajar con ellos fortalece, mejora la musculación, la autoestima, el equilibrio, la elasticidad, la coordinación… y en el autismo, desarrolla la comunicación y ayuda a concentrarse y expresarse mejor”.

Además de ser un albergue para los caballos de peregrinos, donde pueden descansar antes de afrontar la última etapa del Camino de Santiago, el centro ha preparado para julio y agosto varios campamentos de verano de cinco días, en horario de mañana, de 10.00 a 14.00 horas, y clases de 16.00 a 20.00 horas. “Montar a caballo va más allá de ponerse encima del animal y trotar. Es también ensillar, limpiarlo y cuidarlo, y crear un vínculo con él”.

Hípica La Lagunita

Lugar da Lagoa, San Marcos

15820 Santiago de Compostela

Telfn.: 628 800 806

www.hipicalalagunita.com

Foto: Iria Martínez/ Redacción: Toni Martin

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *