Dentro del Camino Francés, O Pino es el municipio gallego que cuenta con más kilómetros de itinerario xacobeo por excelencia. Concretamente, los peregrinos recorren el territorio coruñés durante dieciocho kilómetros atravesando las parroquias de San Breixo de Ferreiros, San Miguel de Cerceda, Santa Eulalia de Arca, San Miguel de Pereira y Santa María de Castrofeito.

El trayecto arranca por la parroquia de San Breixo, en los lugares de Calzada y Calle, y avanza hasta las inmediaciones del aeropuerto Santiago-Rosalía de Castro, ya en la capital gallega.

En este camino por la geografía local, existen puntos de especial interés para los caminantes, como la Ermita de Santa Irene, con su fuente y su robledal; los lugares de Calzada y Rúa, con su manantial y el Pazo de Dúas Casas; los frondosos robledales, que acompañan todo el tramo; y las áreas de descanso y los albergues de Santa Irene y Pedrouzo, ideales para el reposo de los peregrinos.

La senda entre la naturaleza permite encontrar detalles que hacen referencia al culto xacobeo, los cuales se encuentran escondidos entre la vegetación. Hay hitos de piedra con sus conchas de vieira o incluso pequeños altares improvisados por los caminantes. Paso a paso se van descubriendo panorámicas vegetales conjugadas con las construcciones y terrenos de labranza que se distribuyen por todo el municipio.