Oroso es naturaleza, hospitalidad y gastronomía. Es también el concello de los seis ríos y un importante lugar de parada en el Camiño Inglés a Compostela. Por eso, siempre es un buen momento para saborear sus productos locales y pasear por sus senderos naturales.

Entre ese patrimonio natural destaca la playa fluvial de O Refuxio, las áreas recreativas de A Penateixa, Ponte Arderís, O Cachopal y Rego Tellado, la ruta de los Muíños o las zonas libres de pesca; mientres que en la oferta gastronómica, muy variada, el gran manjar es la trucha.

A mayores, Oroso es cada día más conocido por su papel en la revitalización del Camiño Inglés. Miles de peregrinos atraviesan cada año el concello, muy cerca ya del final de la ruta.

En este itinerario por el término municipal, sobresale el parque del río Carboeiro, un paraje de excepcional valor ecológico donde predominan la arbolada de ribera (abeneiros) y el autóctono (robles y abedules). Allí está el Puente Ulloa, citada por Martiño Sarmiento en su viaje de 1755.

También merece mención aparte el Puente de Sigüeiro, testigo de múltiples hechos históricos, desde las luchas nobiliarias en el Medievo hasta los movimientos liberales y provincialistas del XIX. De origen Medieval (século XII), conserva toda su estructura original, aunque su ancho fue ampliado.

Además, como muestra del interés de Oroso por el Camiño, el concello cuenta con el único Centros de Estudios e Investigación del Camino Inglés (CEICI), en el centro cultural, un lugar de encuentro para interesados e investigadores sobre esta ruta, que cuenta con un amplio fondo bibliográfico.