En el límite oriental de la provincia de A Coruña, y próximo al paso del Camiño Inglés, se encuentra Monfero, un ayuntamiento que destaca por su patrimonio natural. Su superficie montañosa, el río Eume y, sobre todo, las Fragas son los principales recursos y atractivos del lugar, así como su monasterio.

Dentro de la superficie montañosa destaca la Serra da Loba y el Monte da Pendella, desde donde se puede gozar de una vista panorámica que abarca desde las Mariñas hasta Coruña.

En cuanto al curso fluvial, el Eume sirve de frontera natural hasta su desembocadura en la ría. Entre sus afluentes más considerables se encuentra el Frei Bermudo y el San Bartolomeu, que forman un conjunto de gran belleza a lo largo de toda su ribera, debido al clima oceánico húmedo que presenta el término municipal.

Y mención especial merecen las Fragas do Eume, ya que más de la mitad de la extensión de este Parque Natural pertenece a Monfero. El bosque caducifolio más importante de toda Europa atlántica cuenta con unas condiciones climáticas qsue permiten la existencia de especies termófilas de flora y fauna, desaparecidas en otros bosques similares.

Por todo esto, recorrer Monfero por sus caminos resulta una de las mejores alternativas para conocer toda su belleza.

Por otra parte, también resulta de gran importancia el patrimonio histórico, destacando el monasterio cisterciense, el cual lleva el mismo nombre que el concello. Ya en 1135 se hablaba de demarcación de la jurisdicción del convento y se hace referencia a diversas mámoas en la Pena do Moncoso. Además, hay varios puentes medievales y pequeñas ermitas.