Ahora que las restricciones obligan a evitar los viajes largos, es un buen momento para conocer la región en pequeñas escapadas y descubrir algunos de sus tesoros como los declarados por la Unesco Patrimonios de la Humanidad, que llevará al viajero a Compostela, A Coruña y Lugo, y a hacer un tramo del Camino de Santiago. Y como extra, una visita a la Ribeira Sacra, territorio que aspira a serlo en 2021.

En 1985 el Casco Histórico compostelano fue declarado Patrimonio de la Humanidad, un título que lo reconoce y protege como lugar de importancia cultural o natural excepcional, otorgado por la Unesco y que desde su creación en 1972 ha catalogado como tal cuatro referencias gallegas.

La primera, el casco antiguo compostelano, en el que se incluye su Catedral,  uno de los templos románicos más visitados de España y más reconocidos del mundo, a la que le siguió el Camino de Santiago en 1993, inscrita como ruta tradicional de peregrinación y actualizada en 2015 con la inclusión de las rutas de los Camiños do Norte.

Ya en el año 2000 sería la Muralla de Lugo, la antigua ciudad romana fundada en el año 13 a.C., la que conseguiría ser distinguida como Patrimonio de la Humanidad. Construida hace más de 17 siglos, mide más de 2 kilómetros, tiene 10 puertas que dan acceso al casco antiguo de la ciudad y es la única muralla del mundo que se conserva entera, hermanada desde 2007 con la Gran Muralla China de Qinhuangdao.

El último en sumarse a la lista de monumentos Patrimonio de la Humanidad ha sido la Torre de Hércules de A Coruña, el único faro romano existente y el más antiguo en funcionamiento del mundo, que lo consiguió en 2009. Situado sobre una colina mide 55 metros de altura y data del siglo I.

Y si todo sale según lo previsto, en 2021 es probable que Galicia sume un nuevo monumento Patrimonio de la Humanidad, después de que la Ribeira Sacra ya haya superado el proceso técnico pertinente para ser valorada por el Consejo del Patrimonio Histórico.

Además, también han sido admitidas en la fase previa las candidaturas de las Illas Cíes y el Ferrol de la Ilustración, ambos lugares con sobrados atractivos para una visita.