Nos citamos con las jugadoras del SD Tordoia que nos muestran su talento y garra en el terreno de juego

Ser mujer futbolista no es fácil. Ni siquiera triunfando. Lo constatan las jugadoras del equipo de fútbol de la Sociedad Deportiva Tordoia, un club fundado en 1982 que  les abrió sus puertas en 2008, y en cuyas filas figuró la internacional Vero Boquete. Una decisión de lo más acertada, sin duda, ya que ha sido precisamente la sección femenina la que logró que esta SD compitiese por primera vez en su historia en una categoría nacional, con ascenso registrado a Segunda División en 2015 y con importantes marcas, Ello ha contribuido a que el equipo femenino, el principal  del club, se sienta muy valorado, aunque también reconocen ser “unas privilegiadas”. “Nos dan muchas facilidades y  la gente del entorno está muy volcada con nosotros.. Aquí, pese a estar en medio de la nada, siempre hay público para ver los partidos”, explica su capitana, Selenia Blanco. Quien confirma como portavoz de sus compañeras que “no es fácil acceder a los clubes siendo mujer futbolista, porque en general, no les dan relevancia a los equipos femeninos”. Lo sabe por experiencia propia. Empezó a jugar en su Arteixo natal de niña y lo tuvo que dejar durante unos años por no haber en ese momento un equipo con personas de su edad. “Regresé  al campo a  los 17 y entré en este club al comenzar a estudiar en Santiago, hace seis años”. En la actualidad compagina fútbol y trabajo, como la mayoría de sus compañeras, que van dos o tres veces por semana a los entrenamientos desde distintas localidades como Arteixo o incluso Laxe, lo que hace que “nunca podamos estar en cama antes de las doce y media o una de la madrugada”.

Las jugadoras, más guerreras que nunca para el reportaje, reclaman que  los clubes  den “más relevancia a los equipos de fútbol femenino, porque hay afición y porque aportan diversidad a los aficionados”. Señalan que “los grandes equipos ya están apostando por integrar mujeres. Nosotras somos diferentes, pero no peores” e insisten en que “la mayoría de los de primera división no tienen sección femenina, y llaman la atención sobre la situación en Galicia. “Recientemente se creó uno en el Deportivo, al que le están dando cada vez más importancia, incluso con fichajes de fuera, pero el Celta, por ejemplo, no lo tiene, y es una lástima, porque es un paso importante para darle visibilidad. La realidad es que todavía queda mucho camino por delante”. En Primera Galicia hay 17 equipos y cada vez hay más niñas que quieren jugar al fútbol. “Se están creando más ligas gallegas y clubes como la SCD Pastoriza o el Bergantiños FC ya tienen equipos femeninos compitiendo en ligas de chicos, que no van precisamente por el final de la tabla, lo que indica que lo están haciendo bien”, dice Selenia, quien recuerda que que Vero Boquete “fue una de las mejores jugadores a nivel mundial y pasará a la historia. Que sea precisamente gallega y de la comarca de Santiago le da más visibilidad a la zona, y ella lucha muchísimo por defender los derechos del fútbol femenino”.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *