Con innumerables fiestas gastronómicas que llenan nuestro calendario durante todo el año, si hay una cosa que está clara es que a los gallegos nos encanta la fiesta y que estamos muy orgullosos de nuestra gastronomía. Este verano post confinamiento las fiestas no van a ser lo que eran, pero no te preocupes porque si es la primera vez que nos visitas aquí te dejo un manual de supervivencia, para que no te marches este verano sin probar lo mejor de Galicia.

Por Teresa Abalde, finalista de MasterChef7

 

 

1Pulpo á feira

Estilo feria, o como dicen el resto de España, pulpo a la Gallega. Como amante del pulpo que soy, ya te aviso que nada de lo que hayas probado por ahí se va a aparecer a una ración de pulpo cortado por una buena pulpeira, y recién sacado del pote. Si tienes la suerte de encontrar alguna pulpeira de Carballiño, ataca sin pensarlo, si vas a pedir una ración en algún sitio de la costa, escapa de los locales de turista e intenta averiguar dónde lo toman los del pueblo, a lo mejor tienes suerte y te lo dicen 😉 Por último que sepas que el pulpo se toma con palillo, y a la pregunta de si quieres pan, la respuesta siempre es sí, porque mojarlo en el aceite saladillo del pulpo es el mejor punto y final para este manjar.

 

2Pimientos de Padrón

Que uns pican e outros non. Nuestro chile de Herbón es tan famoso como copiado, así que como pimientos de Padrón te pueden vender cualquier cosa, pero como pimientos de Herbón solo los de D.O.P.  Al ser un producto de temporada, solamente están a la venta de Mayo a Octubre, así que el verano es perfecto para descubrirlos. Fritos y con sal gorda por encima, yo no puedo resistirme a una ración. Suelen freírse sin el rabito en los restaurantes, y con rabito de tapeo, para poder cogerlos con la mano. 

 

3Empanada de millo.

La empanada de maíz es otro de nuestros tesoros. Puedes encontrarla con distintos rellenos, xoubas, mejillones, berberechos. Bien hecha tiene una costra crujiente y un interior húmedo. En algunas zonas de la costa se prepara de berberechos con la concha, si la encuentras pídela sin pensarlo, porque toda la jugosidad de los berberechos se queda en la masa, formando la empanada más rica y difícil de comer que habrás probado nunca. El plato estrella de mi abuela Josefa. 

 

4Xoubiñas de Rianxo

Dejadme que tire para mi casa con esta recomendación, porque las xoubas (sardinas pequeñas) de Rianxo están buenas de cualquier forma. Un guiso típico marinero os dejará con la boca abierta, y fritas son espectaculares. La más pequeñas, las xoubiñas, se fríen sin limpiar, con cabeza, espina, tripa, y se comen enteras con las mano. Otra de las delicias de nuestra gastronomía, que no necesita ningún disfraz, salsa o adorno para que brille el producto.

 

5Tortilla de Betanzos

Sí amigos, en Galicia tenemos nuestra propia versión de la tortilla española, y es la de Betanzos. Patata gallega, huevos de casa, aceite de oliva y sal, parece poco pero es mucho!! Si no os gusta la tortilla melosa y poco hecha no es vuestro plato, ya os aviso, pero a mi no hay nada que me haga más feliz que una ración de este suave y sabroso trocito de gloria. Y ya si le añado los pimientos de arriba, muero de gusto. 

 

6Marisco de la ría.

Vamos a empezar rompiendo un mito, el marisco de la ría no es barato. Hay locales en Galicia que venden mariscadas a precios de risa, pero eso no es, amigos míos, eso no es de lo que hablamos, cuando hablamos aquí de marisco. Yo hablo de percebes, centollas, nécoras, buey de mar, bogavante, camarones, y nuestras escasas cigalas, porque si hay algo que apreciamos los gallegos es nuestro marisco, no es el más grande, pero sí es el más sabroso, eso sin duda. Yo pediría una centolla, pero en verano están en veda, así que si se la ofrecen no va a ser gallega, avisados quedan. Mi recomendación veraniega se iría más hacia los mejillones, los berberechos, las almejas y las navajas. Así que os queda pendiente una vista en un mes con R, para poder tomar nuestro mejor marisco, recién sacado de la ría.

 

7Nuestros postres tradicionales.

Desde las rosquillas de feria a las filloas flambeadas, la tarta de Santiago, las cañitas de crema, la larpeira, la bola de nata, la bica de Trives, no puedes dejar de probar nuestras sobremesas típicas. Porque siempre hay que dejar un hueco para el postre, el café y el chupito. Por algo en Galicia al postre se le llama sobremesa, porque ese ratito del final, suele ser lo mejor de la comida, así que no te cortes, que un día es un día, y a la segunda ronda de chupitos invito yo.