Los caminos de Guitiriz, en la provincia lucense, forman parte de una de las etapas más largas del Camino del Norte a Santiago, la trigésimo primera, que va desde Baamonde hasta Sobrado. En este punto de la ruta, los peregrinos pueden escoger entre el camino principal o la nueva variante, pero en ambas disfrutarán de la belleza paisajística de este municipio.

En la alternativa tradicional, el caminante entra en Guitiriz por el lugar de A Lamela, en Pígara, continúa hacia el ayuntamiento limítrofe y vuelve a las tierras guitiricenses hasta el lugar de San Alberte, en la parroquia de San Breixo. Allí, se cruza el puente medieval y se llega a una fraga con una capilla de estilo medieval, con una fuente que según la tradición popular es buena para aquellas personas que tienen problemas con el habla. Posteriormente, el trayecto avanza hacia las aldeas de Caínzos, Digañe y Santa Leocadia, antes de abandonar el término municipal.

Por su parte, la nueva vertiente comienza también en San Alberte, compartiendo varios kilómetros con el camino clásico, pero en el lugar de Toar, se bifurca y hasta llegar a Belouchada, para seguir el camino pasando por A Pobra de Parga, Ferreira y Montemeá.

Todo este recorrido por Guitiriz le permite a los caminantes disfrutar de la riqueza natural, histórica y cultura de esta tierra del agua, de la piedra, de la tarta de maíz y de Witerico, rey de los Visigodos.