¿Alexa o Google Assistant?  ¿Google Home o Echo, ¿con cuál nos quedamos? 

Vamos a dividir nuestro duelo en varios apartados…

 

 

    1. Búsqueda de información y tareas 

Creo que aquí no hay muchas dudas, Google Asisstant es un asistente con más capacidades que Alexa, y es que Google lo alimenta con la extensa base de datos con la que cuenta, y aquí no tiene rival. Tiene sentido, ¿no?

Las preguntas más sencillas o genéricas, ambos dispositivos podrán responderlas sin mayor problema. Pero cuando vamos más allá, el altavoz inteligente de Google utiliza todo el potencial de su buscador para darte más y mejores respuestas que Alexa.

Otra cosa en la que Google destaca sobre Alexa es en la posibilidad de incluir en un mismo enunciado, varias tareas o preguntas. Mientras el primero soluciona, a Alexa debemos presentarle las cuestiones de forma individual si que cumpla nuestras exigencias y recibir las respuestas que buscamos. Punto para Google.

 

2. Naturalidad

Vamos a resumirlo de la siguiente forma: Todo lo potente que es Google Assistant, lo convierten en un “cachivache deshumanizado”. O lo que es lo mismo, Alexa en naturalidad e interacción logra replicar de forma más agradable lo que sería una conversación o pregunta entre humanos. 

Así pues a voz de Alexa es menos robótica y su dicción es mucho más natural en comparación con la de Google Assistant. 

Incluso cuando haces preguntas a Alexa, esta suele contestar de forma más parecida a como lo haría una persona, mientras que el asistente de Google procura citar a la fuente antes de darte una respuesta. Cosa que no vemos especialmente útil en muchos casos… Punto para Amazon.

 

3. Interacción con nuestro Smartphone 

Aquí es dónde Google supera con creces a Alexa.

Poner un recordatorio, ver la información del tráfico de camino al colegio o al trabajo, el tiempo que hará el fin de semana (en Galicia es fácil, lloverá seguro… y así todo somos felices con nuestra “choiva” 😊) , los lugares que visitas, consultar tus tareas para un día específico o incluso escuchar tus correos electrónicos es mucho más fácil y cómodo hacerlo en un Google Home con Google Assistant que con Alexa en un Echo. Punto para Google.

 

4. Funcionamiento cno otros ‘gadgets’ en nuestro hogar

Mientras que Google gana la batalla del móvil, Alexa gana la de “integración con el hogar”. Para empezar Alexa funciona con muchos más gadgets que Google Assistant, y en caso de que tengas un Echo Plus, no tendrás que preocuparte por los gadgets que necesiten un hub para funcionar con asistentes virtuales. 

Además de esto, no debemos olvidar que Amazon tiene más productos propios que hacen mejor el ecosistema.  Un ejemplo de eso son los timbres y cámaras de la marca Ring, o sus smart plug de la marca Amazon. Perfectos complementos para sacar todo el partido de nuestro altavoz inteligente en el hogar. Punto para Amazon.

 

5. Sonido

Aquí podríamos decir que hay un empate técnico, o si nos ponemos con los decimales, podríamos decir que Amazon está un poquito por encima ya que cuida más los graves (seguro que influye en esto que el aparato pese un poco más que el Home). Hay que destacar que si lo que queremos es un gran sonido para escuchar música, ninguno de los dos hará el trabajo, pero ambos podrán conectarse a otros altavoces de más potencia (vía bluetooth o por cable en el caso del Amazon). En resumidas cuentas, pueden reproducir música, pero para los más “puristas” el sonido no es uno de los motivos por los cuales querrías tener uno de estos aparatos en tu casa.

 

6. Diseño

En cuanto a la estética, ambos son muy parejos. Diseños minimalistas y sobrios, eso sin desmerecerlos ni quitarles ni un pelo de “atractivo tecnológico” como piezas (incluso) decorativas en las gamas altas de ambos dispositivos. En caso de que os gusten los botones tradicionales, os quedaréis con el dispositivo de Amazon y si lo preferís sin botones a la vista, vuestra elección será Google.

 

 

 

 

 

Veredicto final

En MarteS nos gusta mojarnos, y nos mojaremos como de costumbre. 

Si habéis llegado hasta aquí, habréis comprobado que ambos tienen sus puntos fuertes y la competición está francamente igualada. 

 

Dicho esto, nos quedamos con Amazon por los siguientes motivos:

  • Posibilidad de hacer compras directamente con nuestra voz (peligroso, pero nos encanta).
  • Mayor número de aplicaciones de terceros (como periódicos) que sacan su máximo potencial y amplían sus posibilidades.
  • Nos convence más la Voz de Alexa. Menos robótica y más humanizada.

Por todo ello, nos vamos con el Amazon.