Iba para diseñadora de moda, pero la fotografía se cruzó en su camino. “Me llamaban más la atención los proyectos que hacían mis compañeros con la cámara que los míos con la ropa, así que acabé aprendiendo la profesión”, explica Sue Rainbow, fotógrafa desde hace 17 años. “Si echo la vista atrás, desde los inicios, veo sobre todo una evolución en mi procedimiento de trabajo, la autocrítica enorme que tengo sobre mis hombros, que cada vez es mayor, y la variedad de técnicas que voy aprendiendo con el tiempo”.

Aunque fundamentalmente hace fotografía artística y publicitaria, cuenta que “cuando caen cositas de producto soy feliz como una perdiz, pero suelo trabajar más los  retratos”, y confiesa que lo que más le gusta hacer son sus escenas elaboradas, “porque permiten crear historias y mundos diferentes al que vivimos”.“Pienso que lo que define mi fotografía”, dice, “es el hecho de que trabajo con las emociones, las tramas, creo un contexto y no simplemente uso a los actores como si de maniquíes se tratasen, porque para mí es sumamente importante que la foto trascienda y te cuente una historia, que no pase desapercibida, pero sobre todo que transmita, que al verla puedas pensar que podría ser el fotograma de una película”.

“Me gusta que digan de mis fotos que son diferentes al resto, llegar a emocionar con la verdad del actor, con esos microgestos que transforman una foto mediocre en un fotón”.

Amante de los animales y colaboradora habitual del Refuxio de Bando, 3PA y SOS Animalia, asegura que “es difícil fotografiar animales, pero todo es cogerle el truquito y tener mucha paciencia, calma y tiempo”.

Ilusionada con su futuro libro sobre escenas creativas”, un ambicioso y complejo proyecto que está desarrollando junto a otro de retratos creativos que espera tener en la calle “entre 1 y 2 años”, explica que “ambos llevarán 101 ejercicios prácticos y son didácticos. Quiero que se puedan utilizar como manuales para estudiar y en los que apoyarse a la hora de sacar ideas prácticas y técnicas creativas, como la elaboración de filtros manuales o cómo utilizar el atrezzo de una manera diferente, tipos de luces, planos, formatos, etc”.

Para su publicación, Sue Rainbow está valorando diversas opciones, aunque aclara que “lo primero es tener el arte final y después ya vendrán esas preocupaciones, si alguna editorial se interesa y quiere publicarlo, valoraré las condiciones y veré lo que me interesa más”.

Autora de las dos primeras portadas de la revista MarteS Galicia y de varios de sus reportajes, la fotógrafa cuenta que “está siendo una experiencia muy buena, he conocido a gente interesante y maja y he podido crear cositas lindas. No es la primera vez que veo mi trabajo en portada, pero sí que lo es en formato físico, y la sensación siempre es la misma, de orgullo por el trabajo bien hecho. Me encanta ver mis fotos publicadas. Supongo que es una manera de dar de comer al ego”.T

Fotos: Sue Rainbow

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *