Dentro del tan afamado Camiño Francés, nace en Galicia una variante conocida como el Camino del Holandés, que recorre los municipios de Arzúa, Touro y Boqueixón, antes de su llegada a la capital gallega. Esta derivación, pensada para cicloturistas, está caracterizada, a su paso por Touro, por la belleza paisajística, unida a la tranquilidad, de las cuales se pueden disfrutar recorriendo el itinerario que pasa por las parroquias de Beseño, Quión, Andeade, Touro, Loxo y Prevediños.

Este recorrido, reconocido también dentro de la Ruta Ciclista Eurovelo 3, una red de rutas ciclistas de larga distancia con más de 5000 kilómetros que conecta el continente europeo para los amantes de la bicicleta, ofrece la perfecta combinación del patrimonio natural y cultural. El peregrino puede conocer las numerosas muestras de arquitectura religiosa, civil y popular, pero también se detiene en los espacios naturales, con robledales, senderos, cataratas y áreas recreativas al lado del río, perfectas para el descanso del viajero.