Comenzó jugando al balonmano, haciendo sus pinitos en el mundo de la moda y presentando programas de televisión. Su fuerte son los monólogos, con los que se dio a conocer a nivel nacional en El Club del Chiste, y la vis cómica que le ha hecho triunfar en series como Gym Tonic y programas como Zapeando.
Descubierta su faceta musical en Tu cara me suena y La mejor canción jamás cantada, David Amor (Pontevedra, 1980, “curioso” y “disfrutón”, como él mismo se define, espera una oportunidad para demostrar también su registro dramático.

-Llevas meses en ‘Zapeando’, en La Sexta y en ‘La mejor canción jamás cantada’ en TVE1 ¿Cómo ha sido la experiencia?
Empecé el pasado verano haciendo una sustitución en Zapeando y a priori tenía alguna duda, porque es un clásico de la parrilla y suponía subirme al carro de un espacio que estaba muy rodado, pero fue muy bien y está siendo muy divertido. Y cuando me llamaron para colaborar en La mejor canción… me hizo mucha ilusión porque implicaba trabajar con Roberto Leal y volver a hacerlo con Gestmusic, del que ya conocía a parte de su equipo y con los que estoy muy a gusto. Ambos son programas cómodos porque son en directo, los haces y listo, y podía compaginarlos.

Modelo, deportista, presentador, monologuista, actor… ¿Cómo se combina todo eso?
Lo de modelo es una anécdota en el currículum, sin más, y lo del jugador de balonmano ha sido una constante en mi vida hasta el año pasado. De hecho, estaba haciendo un programa de karaoke en TVG y lo dejé cuando me ficharon de la Sociedad Deportiva Teucro, con la que estuve dos temporadas compitiendo en Primera División. A la tele me llevó la curiosidad, porque soy muy curioso para todo.
Empecé presentándome a castings para ver cómo funcionaba el medio por dentro y aprender algo nuevo,y terminó por convertirse en mi forma de vida.

-¿El punto de inflexión de tu carrera ha sido ‘El Club del Chiste’?
Sin duda. Llevaba unos diez años trabajando en TVG, pero sin tener un rumbo fijo. Hacía cosas, pero no era conocido, y cuando hice el casting para El Club del Chiste en Antena 3 se me abrieron las puertas en Madrid. Además, en ese programa de monólogos había una parte que contaba la historia entre bambalinas y que se grababa como si fuese una serie. Aquello me gustó muchísimo y supe que era lo que realmente quería hacer. Tenía la idea de que si hacías entretenimiento no hacías series, así que al acabar tomé un
poco de distancia y estuve tres años sin trabajar en televisión, esperando que me llegase una oportunidad.
-Y apareció ‘Gym Tony’.
Sí, y fue una grandísima oportunidad, porque supuso estar en una serie diaria en parrilla. Estuve tres temporadas, me dio a conocer y me lo pasé muy bien aprendiendo mucho, con un personaje que acabó siendo el protagonista, y disfrutando con otros compañeros. Y también me abrió las puertas a otras series como Augas Quentes o Vidago Palace.

-Te hemos visto también conduciendo tu propio late night, ‘Con Amor e compañía’, en TVG.
Es otro registro. Durante toda mi carrera había sido puntualmente maestro de ceremonias y conductor de eventos y creía que era el momento de hacer ese programa. Me coincidió en una etapa en la que estaba todavía grabando en Madrid y con una gira de teatro y tuve que sacrificar muchas cosas, pero quería hacerlo porque me apetecía mucho probar ese formato. Fue un gran aprendizaje para mí y fui muy feliz, aunque a nivel de salud personal reconozco que estuve al límite porque no tenía tiempo para nada. Estaba siempre viajando y necesitaba descansar. Me gusta muchísimo todo lo que hago y hacer cosas tan distintas es un estímulo, pero fue una época demasiado intensa.
‘Amigos ata a morte’, de Javier Veiga, fue tu primera experiencia teatral y también fue un rotundo éxito.
Fue lo más bonito de mi carrera por muchas cosas, pero a mí me gusta todo lo que hago y trato de hacer de todo, poniendo mucho mimo a cada proyecto y creciendo personal y profesionalmente.

-¿Cómo fue la experiencia de ‘Tu cara me suena’?
Es una televisión amable que me gusta mucho hacer, con gente pasándolo bien y en la que me siento muy cómodo. Yo iba mentalizado para divertirme, porque salir a cantar me daba cierto pudor. Me tocó una edición muy buena, de gente muy profesional y disfruté mucho por todo. Además trabajar con Gestmusic es maravilloso porque te cuidan un montón, les importa que el equipo esté bien y ponen mucho cariño en los proyectos. Cuando se acaba un proyecto así lo echas de menos.
-¿Cuáles fueron tus ‘momentazos’ en él?
Hubo muchísimos. Salir por primera vez, uno en el que me quedé en blanco cuando ya iba en el ascensor, que es algo que no me había pasado jamás, o cuando hicimos de Milli Vanilli David Fernández y yo. Fue maravilloso, lo preparamos mogollón y quedó fatal (jajaja). También la despedida, cantando My way con mis compañeros. No sé, hay muchos momentos. Yo soy muy disfrutón.

-¿Y en qué medio disfrutas más?
En todos, aunque feliz cien por cien lo soy presentando mis monólogos, porque son míos y los hago como quiero. Es felicidad plena. Pero también ha habido muchos trabajos en los que he sido muy feliz.
-Has probado también en el cine. ¿Qué te ha parecido?
Hice un cameo en Paella Today y se lo agradezco mucho a César Sabater, pero no diría que hice cine. No me llaman, aunque me encantaría porque me atrae mucho, pero no tengo ni opción a hacer un casting para una película.
¿Qué te gustaría que apareciese ahora en tu agenda profesional?
Me apetece mucho hacer una serie que no sea comedia. Incluso estoy diciendo que no a algunas cosas esperando mi oportunidad para hacer un papel con un registro diferente a lo que ya he hecho hasta ahora.

Próxima cita en Galicia.
Encuentro Mundial de Humorismo. A Coruña, entre el 13 y el 19 de mayo.

Muy personal
Escucho de todo. Mi música preferida es cualquier canción que canten Xabier Díaz y Guadi Galego”.
En la lectura soy de impulsos. Hubo una época que leía muchas biografías, Frank Sinatra, Freddy Mercury… ahora estoy con libros que tenía pendientes, los últimos de Manel Loureiro, Eduardo Mendoza y Juan Tallón, que me gustan mucho”.
Mi comida favorita es cualquiera que esté preparada por mi madre. Los sabores de la infancia que tienes en la cabeza son difíciles de superar”.
La ciudad que más me gusta es Pontevedra, es la más humana que conozco, la más coherente y la que da mejor calidad de vida”.
“Cualquier tontería con un significado especial es el mejor regalo. Seguro que si me paseo por mi habitación se me ocurren muchos. Todos me parecen bien, menos los vales de compra de Zara, aunque yo también los tengo regalado con mucho cariño”.

Estilismo: Ángel Nimo
Maquillaje: Marta Arnoso
Localización: NH Collection

Texto. Ana Iglesias
Foto. Sue Rainbow
Vídeo. Iria Martínez



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here