La playa de As Catedrais atrae a tantos turistas que este será ya el tercer verano en el que se necesitará una autorización de la Xunta para visitarla. Su fama la ha convertido en el arenal más concurrido de Galicia y no para extender la toalla y tomar el sol sino simplemente para oír como baten las olas mientras se camina de forma pausada entre las grutas (furnas), los pasadizos y los arcos, (ollos) que las poderosas aguas del mar Cantábrico y el viento han esculpido por erosión en rocas de pizarra y esquistos que alcanzan los 32 metros de altura. Si bien su auténtico nombre es el de Aguas Santas, es precisamente por la majestuosidad de las formas que han adquirido los acantilados que el arenal ha sido rebautizado popularmente como As Catedrais, pues hay quienes ven representada en esta arquitectura natural las bóvedas, los arcos y las galerías de las catedrales góticas. Ubicada en la parroquia de A Devesa, en Ribadeo, en plena Mariña Luguesa, la playa está dotada con servicios como el de aparcamiento o aseos, además de contar con pasarelas de madera y miradores. Teniendo en cuenta, además, que en ella ondea la bandera azul desde el año 1997, no es de extrañar que As Catedrais se encuentre entre las diez mejores playas de España, según las principales clasificaciones elaboradas a partir de las opiniones de los usuarios, que no dudan en calificarla de “hermoso regalo de la naturaleza”. El atractivo se completa con la presencia de gaviotas y pirlos sobre la arena y percebes o mejillones en las rocas. Este año, en el mes de marzo, se cerró al público durante unos días debido a que una joven turista falleció al caerle una piedra mientras la visitaba.

-Información sacada del ranking los 125 lugares más bellos de Galicia de El Correo Gallego

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here