En Galicia existe una comunidad perruna importante, pero tan sólo diez arenales en toda la costa gallega están catalogadas como playas caninas. Por eso, cada verano son muchos los que se quejan de la escaseza de arenales para poder gozar de jornadas de playa en compañía de sus mascotas, sin riesgo de recibir una sanción.

Este año, después de que A Illa da Toxa, en O Grove, y las de Congorza y Lagoelas, en Cangas, ya no están catalogadas como playas caninas, Galicia queda con estos diez arenales a los que llevar legalmente al animal de compañía:

  • Playas de O Espiño y O Portiño, en San Vicente do Mar, O Grove; están juntas y próximas al Club Náutico de San Vicente.
  • Playa Cunchina, en Cangas;
  • Playas de Cesantes y Chapela, en Redondela;
  • Playa de O Castelete, en Vilagarcía de Arousa;
  • Playas de Foz y de A Calzoa, en Vigo;
  • Playa del Arenal, en A Pobra do Caramiñal;
  • Playa canina de Ares;
  • Playa de A Magdalena, en Cabanas, que cuenta con una zona de unos 150 metros lineales habilitada para ir con perros;
  • Punta Corveira, en Barreiros, a continuación de la playa de Lóngara;
  • Playa de Penoural, en Burela.